curso

Herramientas para la evaluación formativa

Presentación

Dice el refrán “Dime cómo evalúas y te diré quién eres”, justamente porque la forma en que lo hago habla de mi concepción de sociedad, de hombre y de la vida misma. Como muchas de las cosas en la vida, en el caso de la evaluación, la hacemos como nos enseñaron, en otras ocasiones la expresión es más empírica “evalúo como a mí me evaluaban”. Y ciertamente la manera de evaluar dice si tengo una teoría del aprendizaje y si asumo una concepción del ser humano; veces lo hacemos sin considerar muchos elementos, por ejemplo, lo que busca la escuela, lo que pretende el programa, lo que la sociedad espera, ni mucho menos lo que desea mi estudiante.

La evaluación está cargada de inercias y de herencias, pocas veces nos cuestionamos si evaluamos correctamente, si hay algo más allá de la forma en que lo hago. A veces nos mueve un poco el conocer que mi compañero de aula lo hace un poco diferente, se hace difícil reconocer que tengo debilidad en la manera en que me enseñaron, para ir en busca de prácticas alternativas. También el docente recibe un mensaje constante del sistema económico y social en que vive, al ser evaluado de una forma no formativa. Dice Perrenoud (2008) que “…para cambiar las prácticas en el sentido de una evaluación más formativa, menos selectiva, es posible que se deba cambiar la escuela, pues la evaluación está en el núcleo del sistema didáctico y del sistema de enseñanza” (p. 193)

En un alto porcentaje a la evaluación se le atribuyen funciones de castigo, de segregación y de discriminación, es decir que se castiga de alguna manera, se le separa y se le discrimina a quien no logra llegar a ciertos estándares, este control pertenece a la práctica tradicional que sigue en muchas aulas, como también se revierte al profesor para evaluarle, quizá aquí se localiza el centro del rechazo a su uso a plenitud.

La función principal que interesa en este curso es el conocimiento y manejo de herramientas que ayudan a poner en marcha el proceso, que es eminentemente pedagógico, especialmente desde un enfoque constructivista para que permita la retroalimentación, la orientación y la creación de un ambiente de reconocimiento de las potencialidades, como de las debilidades que debe de superarse; si la evaluación no logra convencer de sus resultados, difícilmente retroalimenta y motiva a superar las dificultades. Estas funciones que derivan de su uso son lo principal y son parte estratégica de todo proceso educativo.

Este curso responde al compromiso de la Agenda 2030 de la UNESCO, en particular al Objetivo de Desarrollo Sustentable (ODS) 4: Garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidad de aprendizajes durante toda la vida para todos. 

El programa valida 40 hrs de dedicación, con 4 unidades, cada una de ellas se desarrolla en una semana de trabajo, al final ha ejercitado diversas herramientas que habrá de utilizarse en la práctica docente, con alto nivel de reflexión acción propio del profesional que la escuela necesita.

Competencias

General

Utiliza diversas herramientas que fortalecen los procesos de una evaluación formativa en los momentos y espacios comunes y alternativos donde retroalimenta el aprendizaje.

Unidades de competencia

Unidad 1. El proceso didáctico y la evaluación

  • Ubica el proceso didáctico como el centro de la evaluación que debe de mejorar para potenciar la formación

Unidad 2. Los niveles formativos

  • Analiza los niveles formativos de una evaluación auténtica y trans-formacional que le permita transformarse en su práctica docente.

Unidad 3. Los espacios de evaluación

  • Reconoce el potencial de los espacios de evaluación como escenarios donde se identifican las competencias y se retroalimenta el aprendizaje.

Unidad 4. Instrumentos específicos

  • Comprueba la eficacia de instrumentos específicos que coadyuvan al aprovechamiento de los registros y de las ponderaciones para una evaluación formativa.

Contenido

UNIDAD 1. EL PROCESO DIDÁCTICO Y LA EVALUACIÓN

  • El para qué
  • El dónde y el cómo

    UNIDAD 2. LOS NIVELES FORMATIVOS

    • Diferenciados
    • Complementarios

     

     

    UNIDAD 3. LOS PROCESOS DE EVALUACIÓN

    • Escenarios comunes
    • Nuevos escenarios

    UNIDAD 4. INSTRUMENTOS ESPECÍFICOS

    • Completar la rúbrica
    • El nivel de competencia

     

    Metodología

     

    El curso sigue una metodología activa, centrada en el estudiante; concibe el aprendizaje como un proceso constructivo y no receptivo, cercano al taller, porque busca que el participante resuelva sus dificultades o acreciente las posibilidades de mejora de su práctica, haciendo.

    De los retos más importantes en la metodología está el desaprender, el cuestionarnos los roles tradicionales que asumimos y llevamos al salón de clases, o potenciar lo que hacemos. No hay mejor plan que el que cada uno se plantea para cambiar, trabajar en lo que más nos interesa y socializar resultados. El método es transdisciplinario, en su interior podríamos tener debates conceptuales, identificación de problemas, reflexión de soluciones y más, cada uno de ellos nos remitirá a tener evidencias que muestren grados de avance y de aportación con los otros.

    El insumo principal es la práctica, en contexto escolar que involucra al entorno en que el docente se desenvuelve. Con el análisis se ponen a prueba las habilidades del docente, se logra la movilización de sus saberes, así como la modificación de procedimientos y la construcción de otros nuevos.

    El método requiere repensar el quehacer cotidiano, las estrategias y las herramientas e instrumentos utilizados en la docencia para construir un proceso detallado de planeación argumentada a partir de indicadores que señalan los perfiles. Con una metodología de proyectos, diseñamos y gestionamos, y aprendemos del otro.

    La evaluación

    La evaluación es formativa, misma que pondera la interacción constante para la mejora del acto docente en relación al propósito general del curso. El tutor será quien observe los avances del estudiante para saber si logró los objetivos del curso, si realizó las tareas requeridas y si participó en los foros.

    El valor máximo en cada unidad es de 100 puntos, por lo que las evidencias que construya cada participante serán valoradas de acuerdo al nivel de desarrollo logrado en cada una de ellas, de manera que los puntos pueden variar en cada unidad de trabajo. El puntaje mínimo aprobatorio será de 80 puntos.

    Al final del curso el participante presenta un producto integrado donde el uso de herramientas cobra sentido con plena justificación pedagógica que habrá de fortalecer la práctica docente.

    Los indicadores principales de la evaluación del producto final son los siguientes:

    • Evidencia el uso adecuado de los instrumentos de evaluación
    • Se sitúa en la evaluación formativa
    • Integración y articulación de los productos parciales
    • Congruencia entre los distintos momentos de abordaje del contenido
    • Participación colaborativa y resolución de problemas
    I

    Dirigido a:

    Docentes y aspirantes a serlo.

    }

    Duración

    40 horas

    Modalidad

    Virtual con tutor experto y sesiones síncronas