curso

Inteligencia emocional y liderazgo

Presentación

El director está llamado a ser un líder, este liderazgo se consigue con las acciones sistemáticas con su equipo de trabajo, las emociones son un factor importante para construir un liderazgo efectivo. Van juntos lo antes podría considerarse separado: la inteligencia emocional y el liderazgo, en la jornada diaria emergen emociones y actitudes que deben de controlarse o en su defecto deben de emerger para conseguir los fines propuestos, son cualidades esenciales de un líder que le distingue en su gestión directiva.

Las instituciones invierten para conseguir el buen liderazgo, uno de esos aspectos es el desarrollo y potenciación de la inteligencia emocional, porque si no se es inteligente emocionalmente, los resultados de su gestión pueden ser negativos, sin motivación del equipo, insatisfacciones que terminan en problemas; las organizaciones inteligentes son dirigidas por directivos que han desarrollado la competencia en inteligencia emocional, esto ayuda al aprendizaje y al crecimiento organizacional a partir de conocerse a sí mismos y de entender mejor el ambiente que debe de construirse.

Un curso debe ser parte de un programa permanente para el desarrollo de la competencia, que coadyuve a lograr la pasión por el trabajo con fuerte creatividad, con altos desafíos y el mejor orgullo de pertenecer a la organización en el entendido que todo parte de conocerse a sí mismo y en este paso el director como líder cumple un papel central.

El presente curso se enmarca dentro de la formación en inteligencia emocional, enfocado a las funciones directivas del área educativa, como parte de las necesidades básicas del profesional comprometido con su persona, su equipo y su institución.

El curso equivale a 40 hrs de dedicación, con 4 unidades, cada una de ellas se desarrolla en una semana de trabajo, con una agenda que será facilitada por el tutor, en donde se proyecta la realización de al menos una sesión de videoconferencia; el producto final será un Plan de acción hacia la mejora profesional, evaluado a partir de indicadores que se señalan en la rúbrica de evaluación.

Competencias

General

Desarrolla planes de acción de fortalecimiento a su liderazgo en el centro educativo a partir de la gestión de su inteligencia emocional que impacte positivamente en la comunidad escolar.

Unidades de competencia

  • Reconoce el componente emocional del Ser humano como premisa para reconocerse a sí mismo.
  • Ubica las características del líder que le observa su equipo y el papel que se espera en su función.
  • Reconoce la gestión interna y externa como director con emociones y elementos de vulnerabilidad que debe de cuidar.
  • Planifica acciones de control y uso de emociones para lograr mejores resultados en su gestión directiva.

Contenido

Unidad I. Ser emocional

  1. El ser emocional
  2. Centrarse en el Ser
  3. Puntos clave del Ser humano

    Unidad II. Ser líder

    1. Las creencias
    2. Perfil protagonista
    3. El liderazgo

     

    Unidad III. Director y emoción

    1. Gestión emocional
    2. Flexibilidad y apertura
    3. La vulnerabilidad

    Unidad IV. Director con resultados

    1. Persuasión
    2. Propósito y sentido
    3. Emociones difíciles

     

    Metodología

    El curso sigue una metodología activa, de proyectos, centrada en el estudiante; concibe el aprendizaje como un proceso constructivo y no receptivo, cercano al taller, porque busca que el participante resuelva sus dificultades o acreciente las posibilidades de mejora de su práctica, haciendo.

    De los retos más importantes en la metodología está el desaprender, el cuestionarnos los roles tradicionales que asumimos y llevamos al salón de clases, o potenciar lo que hacemos. No hay mejor plan que el que cada uno se plantea para cambiar, trabajar en lo que más nos interesa y socializar resultados. El método es transdisciplinario, en su interior podríamos tener debates conceptuales, identificación de problemas, reflexión de soluciones y más, cada uno de ellos nos remitirá a tener evidencias que muestren grados de avance y de aportación con los otros.

    El insumo principal es la práctica, en contexto escolar que involucra al entorno en que el docente se desenvuelve. Con el análisis se ponen a prueba las habilidades del docente, se logra la movilización de sus saberes, así como la modificación de procedimientos y la construcción de otros nuevos.

    El método requiere repensar el quehacer cotidiano, las competencias que reconozco y me reconocen, las estrategias, las herramientas e instrumentos utilizados en la docencia para construir un proceso detallado de plan de acción personal a partir de indicadores de mejora.

    La evaluación

    La evaluación es formativa, misma que pondera la interacción constante para la mejora del acto docente en relación al propósito general del curso. El tutor será quien observe los avances del estudiante para saber si logró los objetivos del curso, si realizó las tareas requeridas y si participó en los foros.

    El valor máximo en cada unidad es de 100 puntos, por lo que las evidencias que construya cada participante serán valoradas de acuerdo al nivel de desarrollo logrado en cada una de ellas, de manera que los puntos pueden variar en cada unidad de trabajo. El puntaje mínimo aprobatorio será de 80 puntos.

    Al final del curso el participante tendrá un plan de acción acorde a la metodología de Intel Educar para el futuro, para ponerlo en marcha o incluso este ya poniéndose en marcha, lo que constituye el trabajo integrador de mayor ponderación.

    Los indicadores principales de la evaluación del producto final son los siguientes:

    • Manejo conceptual de la metodología
    • Integración de los aspectos abordados como parte de la inteligencia emocional
    • Articulación de los productos parciales en el plan de acción
    • Puntualidad en su entrega
    I

    Dirigido a:

    Docentes y aspirantes a serlo.

    }

    Duración

    40 horas

    Modalidad

    Virtual con tutor experto y sesiones síncronas